Branding personal Deportivo

Siempre he sido un apasionado del deporte y de la tecnología, por ese motivo he emprendido esta nueva aventura que une mis dos grandes pasiones, el deporte y el marketing. El resultado es este blog sobre branding personal deportivo, marca personal y marketing deportivo donde compartiré todas mis experiencias y aventuras del proceso que voy a seguir para convertirme en un profesional del Branding personal deportivo.

¿Qué es el branding personal deportivo?

El branding personal deportivo es una especialización o diferenciación del branding personal pero adaptado al mundo del deporte y los deportistas.

Podríamos decir que el branding personal deportivo es, al igual que el branding personal, el proceso de autoconocimiento y descubrimiento, planificación y definición de objetivos y estrategias de comunicación que darán como resultado la creación de la marca personal deportiva del deportista.

Todo ello, en mi opinión, con el objetivo de maximizar virtudes, minimizar defectos y de que se conviertan en una opción referente frente a sus competidores a la hora de alcanzar sus metas.

Simplificando diríamos que el branding personal deportivo es el proceso y la marca personal deportiva el resultado, un resultado vivo y que esta en constante evolución, al igual que evoluciona el deportista, personal y profesionalmente. Sin olvidarnos que una marca personal, es primero que nada personal y después marca.

¿Qué significa marca personal?

La marca personal es lo que recuerdan de ti las personas cuando no estas con ellas, en base a los que les has aportado tanto a nivel personal como profesional.

La marca personal nos ayuda a descubrir y comunicar aquello que nos hace útiles y valiosos para otros

Crear nuestra marca personal y trabajar en ella nos puede ayudar a alcanzar nuestros objetivos, a mejorar personal y profesionalmente y a descubrir, reforzar y destacar nuestros valores.

En mi opinión, y llevándolo a un entorno más de andar por casa, la marca personal es “esa persona” que te viene a la mente cuando un amigo o compañero te dice por ejemplo: — Necesito un página web ¿Conoces a alguien? ese alguien que tu le recomiendas, es para ti un referente y de alguna manera ha conseguido dejar una huella ti, esa huella es su marca personal.

Ejemplos de branding personal deportivo

Deportistas que, en mi opinion, saben potenciar aquello que los hace extraordinarios, alinear sus valores con los del deporte y trabajar su branding personal deportivo al mismo nivel que trabajan su carrera deportiva.

¿Cómo crear una marca personal?

Tal y como os decía, os voy a hablar acerca de mis experiencias y por ese motivo os voy a contar en orden todos los pasos que estoy dando y que seguiré dando en un futuro para crear mi marca personal y convertirme en un profesional del branding personal deportivo, exceptuando, si me lo permitís, el de crear el blog con WordPress, el cual me lo salto y os lo comentaré mas adelante ya que en mi opinión en esta fase inicial de autoconocimiento y descubrimiento no es necesario.

Para empezar tenemos que echar la vista atrás hacia el 1 de Septiembre de 2016.

Conocerse el primer paso

Ese día, por un motivo u otro, decidí empezar a estudiar un máster de marketing y comunicación empresarial. Si os digo la verdad, no estoy cien por cien seguro de por qué elegí el marketing, pero por aquel entonces si que tenía una cosa clara: quería probar algo nuevo y diferente, que no estuviera directamente relacionado con mi profesión actual (desarrollador web).

Y así, tomada esta decisión en la que buscaba salir de la rutina, casi sin darme cuenta estaba en mis primeras clases acerca de marca personal. Algo que era nuevo para mí bajo ese término, pero que en cierto modo ya conocía (en forma de blogs de personas que eran un referente para mí) y algo que, de alguna u otra manera, había intentado realizar ya en el pasado, pero sin éxito alguno.

¿Cómo crear una marca personal? - Conocerse el primer paso
Conocerse el primer paso

Tras esas primeras clases y tras descubrir el potencial de tener una marca personal, decidí que era hora de ponerme manos a la obra y empezar a trabajar. Conocerme bien, cualidades, personalidad, aptitudes… es lo más importante en todo este proceso que voy a iniciar de branding personal y que dará como resultado la creación de mi marca personal.

Por cierto, nota al margen, te adelanto que el trabajo y la constancia van a ser unos compañeros obligados en esta aventura si quieres acompañarme.

Siguiendo por donde iba, y una vez había asimilado esas clases de Francisco Torreblanca y Fabián Villena y haber estado leyendo el libro de todo un referente como Andrés Pérez Ortega, llegué a la conclusión de que el primer paso que debía dar para empezar a crear mi marca personal era el de conocerme a mí mismo. Para lograrlo he seguido dos estrategias que a mí me han sido muy útiles.

Primera estrategia

La primera de ellas ha sido anotar en una libreta todo aquello que me gusta, con el objetivo de descubrir hacia qué podría orientarme en base a todos esos gustos. Os detallo alguno de los ejemplos:

Segunda estrategia

La segunda estrategia que me ha funcionado ha sido utilizar un formulario de 360 grados, que nos dio en clase Fabián Villena. La idea es que respondas tú mismo a ese formulario y además algunas personas de tu entorno profesional, amistades o familiares.

Algo muy importante y que no quiero que se me olvide es la necesidad de que esas respuestas a los formularios sean lo más sinceras posibles y ahí juega un papel fundamental el anonimato. El método que yo he empleado ha sido crear un formulario online a través de TypeForm.

Una vez lo tuve creado, les envié el enlace a las personas que previamente había decidido y a las que les había comentado el ejercicio.

Si los demás te ven diferente a como tú te ves, probablemente algo esta pasando, o algo estás haciendo mal

Saber qué opinan y qué cualidades ven en mí los demás ha sido una experiencia muy reveladora; y poder comparar esas opiniones y cualidades con lo que yo mismo opino de mí (ten en cuenta que para obtener una visión de 360º sobre tu perfil tú también debes rellenar el formulario) me ha servido para saber cómo de cerca estoy de como yo me veo a como me ven los demás en general. Algo que es fundamental, ya que si los demás te ven diferente a como tú te ves, probablemente algo esta pasando, o algo estás haciendo mal.

Algunas de las conclusiones que he podido extraer, una vez comparadas cada una de las respuestas de mi cuestionario y de los cuestionarios recibidos son las siguientes:

Tras analizar todo en detalle, algo que no ha sido trivial en absoluto aunque sí gratificante, he podido llegar a la conclusión de que quiero dedicarme al branding personal deportivo, ya que reúne la mayor parte de los elementos que me gustan, como son el deporte, el desarrollo web, la asesoría, el diseño… y además puedo aplicar muchas de las cualidades y aptitudes profesionales que ya poseo.

Si has llegado hasta aquí, al igual que yo, habrás puesto la primera piedra en la creación de tu marca personal, algo que espero que hayas disfrutado tanto como yo. El siguiente paso será abordar la misión, la visión y los valores.

Trazando el camino

Hace nada que eché a andar en el branding personal y el primer paso que di fue el de conocerme mejor, algo que me esta ayudando mucho en este camino hacia el crecimiento personal y la creación de mi marca. Lo más importante y las conclusiones que podido extraer hasta ahora es que actuar es lo más esencial. Pasar a la acción y no quedarse parado, tirarse a la piscina al fin y al cabo.

Una vez superada esa primera etapa, quiero seguir actuando y estoy tratando de definir hacia dónde me quiero dirigir. Es decir, dónde quiero estar dentro de unos años. Dicho de otra forma y si se tratará de un viaje, hablaríamos de mi origen o punto de partida, el lugar en el que me encuentro ahora mismo (misión), hacia el destino final o futuro, donde me encontraré en unos años (visión).

Misión

¿Cómo crear una marca personal? - Trazando el camino
Trazando el camino

Para poder definir hacia dónde me quiero dirigir, antes de nada es imprescindible definir mi misión.

Aunque pueda sonar un poco raro el término, creo que se podría definir bien como el qué somos actualmente o el qué seremos en los meses venideros, es decir, en el corto plazo. O, dicho de otra manera y siguiendo con el símil del viaje: el origen o nuestros primeros pasos.

Para ayudar a definir mi misión me han ayudado algunas preguntas como: ¿qué hago o qué voy a hacer?, ¿cuál es mi razón de ser?, ¿qué valor aporto? o ¿qué me diferencia de los demás? La idea ha sido intentar responder lo mas sencillo posible, cuanto más claras sean las respuestas, más fácil será definir mi misión. Algunas de mis respuestas a esas cuestiones han sido las siguientes:

Respondidas todas las preguntas y traducidas a algo más concreto y simple en forma de frase corta diría que mi misión es ayudar a los deportistas a alcanzar sus metas económicas.

Visión

Cambiado ahora al punto de destino de mi viaje, es decir lo que quiero ser en un futuro o en el largo plazo, es el momento de definir mi visión.

Hay que tener en cuenta que, al tratarse de objetivos a largo plazo, habrá que luchar por conseguirlos y no rendirse cuando tengamos todo en contra, tratar que no queden diluidos con el paso del tiempo y que no se vean afectados por los constantes cambios que nos puedan ocurrir (tales como cambios de ciudad de residencia o contratiempos económicos, entre otros).

Algunas preguntas que me han ayudado a poder definir mi visión son: ¿qué quiero lograr?, ¿dónde quiero estar el futuro? o ¿para quién lo haré? En mi opinión, la visión esta directamente relacionada con la misión y teniéndolo en cuenta y habiendo analizado las respuestas a las preguntas diría que mi visión es trazar el camino económico de los deportistas.

Valores

La tercera y ultima parte, pero no por ello menos importante, que quiero definir en este post son los valores sobre los cuales se asentará mi marca personal, es decir, mis pilares. Estos pilares van a determinar cómo quiero que se me reconozca y cómo me voy a posicionar entre todas las personas con las que me relacione o trabajen conmigo. Los valores guiarán nuestro camino y han de ser parte de nuestra personalidad.

Los valores guiarán nuestro camino y han de ser parte de nuestra personalidad

En mi opinión, los valores que definamos deben nacer de lo mas profundo de nuestro interior, ya que de este modo sabremos que están completamente arraigados en nosotros y nos será mas fácil mantenernos fieles a ellos frente a cualquier inconveniente interno o externo con el que nos podamos encontrar con el paso del tiempo.

Desconozco cuál sería el número adecuado de valores a definir, pero siendo fieles al espíritu de este articulo y en general al del blog, intentaría definir los justos y necesarios. Me explico, si cuatro valores son suficientes para definirme, cuatro valores claros y concisos son mejor que cinco no del todo claros y bien definidos. Os detallo mis valores:

Ten en cuenta que conforme pasa el tiempo se acumulan más experiencias y, por lo tanto, puede ser que los valores vayan evolucionado al mismo tiempo que nosotros lo hacemos, por lo que habría que ir revisándolos cada cierto tiempo.

Recuerda que los valores guían tu camino.

Hacia metas inteligentes

Tras haberme conocido un poco mejor y haber empezado a trazar el camino definiendo mi visión, visión y valores, sigo avanzando en el proceso de crear mi marca personal, esta vez definiendo los objetivos que quiero alcanzar.

¿Cómo crear una marca personal? - Hacia metas inteligentes
Hacia metas inteligentes

Pero antes de continuar, os quería comentar algo que he aprendido recientemente y que me ha llamado la atención.

Se trata, ni más ni menos, de estar atento a todo lo que nos rodea y a lo que las personas que están a nuestro alrededor nos dicen o transmiten. Si somos observadores podemos aprender mucho, no solo de ellos, sino de nosotros mismos también.

Hay que estar vigilantes a las señales que nos mandan y así podremos descubrir cualidades que tenemos, pero que tal vez teníamos escondidas, olvidadas o de las que no éramos conscientes.

Resulta que las personas que se relacionan conmigo me ven como una persona segura de sí misma y si bien es algo que yo siempre he creído, era una cualidad que había pasado completamente por alto y que no estaba teniendo en cuenta en el proceso de autoconocimiento que estoy llevando a cabo.

Conclusión, ¡estate atento y sigue conociéndote!

Como os decía, os voy a comentar los objetivos que quiero cumplir en el proceso de creación de mi marca personal. Al fin y al cabo lo que trato de conseguir al definir estas metas es hacerlas reales, poniéndolas por escrito y cuantificándolas. Ya que si las tenemos bien definidas y medidas, con el paso del tiempo podremos saber si las hemos alcanzado o no.

La técnica que yo he seguido para definir mis metas es la técnica S.M.A.R.T. que, traduciendo al castellano cada una de las siglas, significarían lo siguiente:

Entrando un poco más en detalle, las características que deberían tener nuestros objetivos serían:

Específicos

El objetivo debe ser claro y los mas específico posible. De no ser así, será más difícil de entender y, en consecuencia, de conseguir. Por lo tanto, si podemos resumir el objetivo en una línea mejor que en dos.

Imagina que tu objetivo es mejorar físicamente, por lo que quieres “hacer deporte”. Una manera de hacer esa meta especifica sería diciendo que vas a salir a correr 15 minutos 2 veces por semana, en vez de algo mas general como es “hacer deporte”.

Medibles

Es importante poder medir y evaluar conforme avanza el tiempo el estado de consecución de nuestro objetivo. Establecer metas numéricas en el objetivo nos ayudará enormemente a conseguirlo. De no ser así, sería muy complicado saber si lo hemos logrado o no.

Siguiendo con el ejemplo del deporte, habíamos definido que íbamos a salir a correr 15 minutos 2 veces por semana. Es medible, ya que cuantificamos las veces que vamos a salir por semana y también cuánto tiempo le vamos a dedicar, por lo que al final de cada semana sabremos perfectamente si lo hemos cumplido o no.

Alcanzables

El objetivo se tiene que poder realizar y alcanzar. Es decir, dispongo de todo lo necesario para poder alcanzar la meta.

En nuestro ejemplo, todo lo que necesitamos para poder alcanzar la meta sería: un lugar donde correr, el material deportivo necesario y tener un mínimo de forma física, la cual presuponemos.

Orientado a resultados

Cada una de las metas que definamos tienen que estar enfocadas a conseguir un resultado. El hecho de conseguirlo o no dependerá de nosotros por lo que debe ser un resultado que nos merezca la pena obtener.

Nosotros queremos obtener como resultado un mejora de nuestra forma física, lo cual conllevará que no nos ahoguemos al subir andando por las escaleras o al correr para cruzar en verde el semáforo y en consecuencia mejorar nuestra salud.

Con fecha definida

Nuestros objetivos deben quedar definidos en el tiempo, a ser posible con fecha de finalización definida (y si fuera necesario también con una de inicio). Así, de esta manera tan sencilla sabremos cuándo empezar a trabajar para conseguir alcanzar nuestra meta y cuándo comprobar si la hemos alcanzado o no.

En nuestro caso la fecha de inicio para ponernos en forma será hoy mismo y la de finalización para saber si lo hemos logrado o no será a final de año.

Objetivos

Teniendo clara la técnica os comento algunas de las que serán mis metas en 2017:

Como habréis visto, los objetivos han quedado definidos y cuantificados, ahora sólo me falta ponerme manos a la obra y empezar a trabajar para cumplirlos.

Por último, creo que es aconsejable ir revisando estos objetivos cada cierto tiempo, ya que así podremos ir evaluando en qué estado se encuentran.

Aumentando el valor

Hace muy poco que empecé a escribir en este blog como parte de mi estrategia de creación de mi marca personal y desde entonces he recibido numerosos comentarios, tanto a través del blog, como en persona, lo cual me llena de alegría.

Tras haber estado repasando todos ellos, ha habido una idea que se ha repetido en varias ocasiones y que quiero compartir con vosotros: aportar valor.

Nada más darme cuenta de que tenia que aportar mi valor, empecé a pensar y a preguntarme cosas como: ¿qué es el valor?, ¿cómo aporto mi valor? o ¿qué supone para mis clientes que yo les aporte valor?

Valor y valores

Sin más dilación, decidí ponerme manos a la obra investigando y pidiendo consejos a todo aquel que pudiera ayudarme. Tras esa toma de contacto inicial con consejos varios y tras haber investigado por internet, lo segundo que hice fue buscar la definición de “valor” en la Real Academia Española, la cual en la novena acepción del término dice lo siguiente:

¿Cómo crear una marca personal? - Aumentando el valor
Aumentando el valor

“Persona que posee o a la que se le atribuyen cualidades positivas para desarrollar una determinada actividad”.

Lo cual me hizo recordar cuando definí mi misión, mi visión y valores y también pude darme cuenta de que yo ya poseo esas cualidades positivas de las que habla la definición de la RAE.

La pasión, excelencia, igualdad y constancia me han acompañado siempre, ahora sólo necesito saber cómo aportar esos valores a la gente con la que me relacione o trabaje. Teniendo clara la definición de valor y cuáles eran mis valores supuse que iba bien encaminado, pero todavía tenía preguntas sin contestar. Seguía sin saber cómo aportar ese valor a los demás.

Propuesta de valor

Mi trabajo de investigación continuó hasta que me encontré con una idea que había oído en varias ocasiones pero en el que no había reparado hasta ahora. Como siempre os digo, hay que estar atentos a los detalles, no vaya a ser que os perdáis algo importante.

La idea con la que me topé fue la de propuesta de valor. El artículo que me abrió los ojos, la marca como propuesta de valor, es del blog soymimarca y está escrito por Guillem Recolons. En él, Guillem comenta cosas muy interesantes como que “sin propuesta de valor no hay marca” o que “si marca es propuesta de valor, marca personal es tu propuesta personal de valor”.

Si marca es propuesta de valor, marca personal es tu propuesta personal de valor

A partir de ahí ya tenía un clavo al que agarrarme y poder continuar con mi búsqueda de respuestas. Lo había tenido delante todo el tiempo, necesitaba definir mi propuesta de valor. Para poder definirla me he ayudado de preguntas como: ¿soluciono algún problema?, ¿cubro necesidades?, ¿qué beneficios concretos pueden esperar mis clientes?, ¿satisface los deseos de mis clientes? o ¿por qué los clientes deberían elegirme a mi y no a mis competidores?, entre otras.

Algunas de mis respuestas a las preguntas han sido estas:

Respondidas las cuestiones, llega el momento de concretar de la manera más sencilla, clara y directa posible mi propuesta de valor en una frase. Comparto con vosotros mi propuesta de valor final:

Comparto tu pasión por el deporte. Juntos crearemos tu marca personal deportiva que te acompañará en tu camino futuro y te hará alcanzar tus metas económicas.

La propuesta de valor tiene que ser coherente con tu marca personal. Si recordáis, la pasión es uno de mis valores y trazar el camino económico es parte mi visión, lo cual concuerda perfectamente con mi marca personal y transmite credibilidad.

Aportando mi valor

Teniendo clara mi propuesta de valor ya sólo me quedaba una pregunta por contestar: ¿qué supone para mis clientes que yo les aporte valor? Pienso que, ni más ni menos, les aporto las herramientas o conocimientos necesarios para que pasen al siguiente nivel, ayudarles a dar un salto cualitativo y a alcanzar sus metas. Mi aportación redunda en su valor: serán más valiosos y por lo tanto más y mejor valorados, reconocidos, respetados y tenidos en cuenta, podrán destacar entre los demás y ser la opción preferente frente al resto a la hora de conseguir un patrocinador o contrato.

¿Cómo puedo conseguirlo? Puedo conseguirlo ayudándoles a solucionar sus problemas, cubriendo sus necesidades y satisfaciendo sus deseos.

Al fin y al cabo, se trata de hacer uso de mis valores cuando trabaje con ellos, compartiendo sus miedos y problemas, ayudándoles y enseñándoles en todo el camino, trabajando con ellos con la pasión que siempre me ha caracterizado, siendo constante y sin rendirme, dándoles ánimos y apoyándolos, tratándolos de igual a igual y buscando conseguir resultados excelentes al trazar su camino futuro.

Para acabar, una reflexión. En mi opinión, aportar valor es la prueba de tu valía, ya sea trabajando con clientes, en una exposición o en un tuit y, en definitiva, hacer cosas y trabajar para mejorar y aportar algo a los demás. Dejar esa huella de la que tanto se habla en la marca personal.

Lo cual me lleva a plantearme, antes de empezar a estudiar algo nuevo, engancharme a una serie de televisión o cualquier otra cosa, en qué me va ayudar eso a mejorar o aumentar el valor, aunque sea en lo más mínimo, de todos los que me rodean. Aunque bueno, de esos hábitos buenos o nocivos y que sirven para algo (o no), ya hablaremos en otra ocasión.

Respondiendo la pregunta clave

Hace no mucho y hablando con una compañera de clase, Jessica Malonda, que también tiene un blog que os recomiendo que visitéis, comentábamos si no llegaría un momento en el que nos quedaríamos sin ideas a la hora de escribir nuevos artículos en nuestros blogs.

La verdad es que en mi caso no he escrito mucho todavía, por lo que tengo aún mucho que contar, en su caso lleva unos cuantos mas (¡enhorabuena Jessica!). Después de estar debatiéndolo coincidimos en que sí, que siempre encontraremos algo que nos motive y que os queramos contar a todos vosotros.

Desde entonces, he estado algo indeciso o atascado a la hora de decidir qué os quería contar y he estado dándole vueltas a los motivos de por qué empecé a escribir este blog, cuáles son mis objetivos, qué pretendo hacer, cómo lo voy a llevar a cabo… y de repente vino a mi mente un vídeo de Simon Sinek que vi  cuando empezaba mis clases de Marketing.

El vídeo en cuestión lo podéis encontrar en TED y se llama Simon Sinek: Cómo los grandes líderes inspiran la acción. Después de volver a visionarlo, decidí que tenía que empezar a trabajar en mi ¿por qué?, mi ¿cómo? y mi ¿qué?. Por cierto, si no habéis visto el vídeo, os lo recomiendo encarecidamente

¿Por qué?

Según Simon todo empieza con un ¿por qué? y eso mismo quería hacer yo, empezar con mi ¿por qué? siguiendo la estrategia que comenta en el vídeo, que me parece increíblemente útil.

Si bien aparentemente es una pregunta sencilla, a mi no me lo pareció en absoluto y me resultó bastante difícil poder contestarla directamente, por lo que decidí hacer una lista de motivos, creencias o razones por las cuales yo quiero trabajar en el branding personal deportivo, estoy escribiendo este blog o estoy estudiando marketing. Además también respondí a algunas preguntas como ¿por qué hago lo que hago? o ¿cuáles son los motivos que me mueven ha hacerlo?. Algunos de los motivos o creencias de mi lista son los siguientes:

En cuanto a las preguntas, comparto también parte de mis respuestas con vosotros:

A partir de ahí ya tenía un punto de partida para empezar a trabajar mi ¿por qué? ese ¿por qué? que tendría que transmitir cada vez que alguien me preguntara acerca de lo que hago y en cada ocasión que quisiera vender mis productos o servicios. El resultado de todo ese trabajo y la pregunta ¿por qué lo hago? es la siguiente:

Porque creo que es posible dar a conocer entre los aficionados de un deporte (y no aficionados también) las cualidades que hacen extraordinario a un deportista y con ello lograr que alcance sus metas económicas.

Dándole una vuelta y de manera mas simple:

Porque creo que es posible ayudar a los deportistas a lograr sus metas económicas.

Siguiendo los pasos del círculo de oro de Sinek ya tenía definido el circulo interior, por lo que solo me faltaban los dos exteriores, el ¿cómo? y el ¿qué?.

¿Cómo?

A partir de ahí, ya solamente necesitaba saber cómo iba a demostrar, poner en practica o hacer mis creencias realidad o, mejor dicho, cómo iba a demostrar mi ¿por qué?.

Lo voy a lograr hacer como siempre lo he hecho, con mi pasión por lo que me gusta, con mi trabajo enfocado a la excelencia, con mi constancia y descubriendo qué hace extraordinario a cada uno de los deportistas con los que trabaje.

Que no es más ni menos que poniendo a mi servicio cada uno de mis valores para conseguirlo. Si lo transformamos en algo más concreto y en forma de frase la respuesta a la pregunta ¿cómo lo hago? sería la siguiente:

Potenciando aquello que hace extraordinario al deportista y alineando sus valores con los del deporte.

¿Qué?

Teniendo el ¿por qué? y el ¿cómo? ya solo me faltaba el ¿qué? El anillo mas exterior del círculo.

Lo que uno hace simplemente demuestra lo que uno cree

Respondiendo directamente, el ¿qué hago? sería “branding personal deportivo”. Es decir, todo el conjunto de acciones y procesos necesarios para obtener como resultado una marca personal deportiva y dar las instrucciones y herramientas apropiedas para que los deportistas puedan gestionarla en el futuro. Lo cuál es un medio o herramienta más para que ellos mismos alcancen sus metas futuras.

Siguiendo la misma idea que en las respuestas anteriores y poniéndolo en forma de frase corta, la respuesta a la pregunta ¿qué hago? sería la siguiente:

Servicios de branding personal deportivo.

Respondidas las tres preguntas ya tenemos cerrado el círculo de oro. Sin lugar a dudas y en mi opinión una herramienta tremendamente útil y que será pieza clave en cada una de las estrategias de branding personal que siga en el futuro. Para acabar y citando a Simon Sinek: Lo que uno hace simplemente demuestra lo que uno cree

Marketing deportivo

El marketing esta presente en prácticamente todos los negocios y el deporte no podía ser menos, donde ocupa un lugar muy destacado. Siguiendo el camino que me he marcado de convertirme en un profesional del branding personal deportivo, el marketing deportivo indudablemente me acompañará en esta aventura 

Compartir: Twitter  Facebook  Google+